A+ A A-

Noticias de Empresas

A falta de financiación, bueno es el leasing

b_220_0_16777215_00_images_stories_mercado_Julio_2013_-falta-de-financiacion.jpgLos expertos recomiendan que el inmovilizado que no se va a usar de manera indefinida se adquiera mediante el alquiler antes que la compra.

El leasing y el renting son dos fórmulas para adquirir el inmovilizado

La llamada ‘sequía financiera’ también afecta a los sectores de leasing y renting aunque, al menos en estos casos, existe cierto grado de fluidez que permite a las empresas acudir a estas fórmulas a la hora de acometer la poca inversión que se está produciendo en España.

El leasing y el renting, son dos fórmulas para adquirir el inmovilizado de una empresa además de la compra. Ambas tienen en común que son operaciones de arrendamiento. Las empresas que se dedican al leasing, de tipo financiero, y al renting operativo se agrupan en un mismo sector cuya patronal, la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR) perteneciente a ‘European Federation of Leasing Company Associations’, también conocida Leaseurope, difunde trimestralmente una encuesta en la que se pulsa la marcha de este tipo de actividades. La última de estas encuestas, correspondiente al primer trimestre de 2013 indica que la tendencia sigue siendo la misma respecto al anterior trimestre, el último de 2012. Es decir, la inversión disminuye.

Durante el ejercicio pasado la inversión en leasing disminuyó en algo más de 700 millones de euros, mientras que los importes de los contratos de renting experimentaron un crecimiento de más de 1.000 millones de euros a pesar de que la facturación ha caído de 3.122 millones a 2.933 millones en el primer trimestre del curso actual, y en el segmento más utilizado, el renting automovilístico, su flota se ha reducido en un 7,85% en 2012.

  b_220_0_16777215_00_images_stories_mercado_Julio_2013_la-inversion-en-leasing.gif

Por otro lado, los inmuebles, la maquinaria de producción industrial y los vehículos automóviles, por ese orden, siguen siendo los productos preferidos a la hora de utilizar estas modalidades de financiación. Resulta paradójico que, a falta de crédito, las empresas no utilicen para invertir en inmovilizado este tipo de operaciones que, además, gozan de ventajas fiscales, sobre todo el renting. Según la AELR, “la situación de incertidumbre de la economía española provoca que las empresas retrasen el lanzamiento de las líneas de negocio y aplacen sus inversiones”

Todas las empresas necesitan adquirir inmovilizado. Para desarrollar la mayoría de actividades, es necesario contar con bienes materiales o inmateriales para desarrollar su actividad.

Tres fórmulas

En todas estas adquisiciones, se puede optar por tres fórmulas: la compra, el leasing o el renting. Cada una de ellas tiene sus ventajas e inconvenientes, y se adapta mejor a la tipología y tamaño de la empresa. No es lo mismo la adquisición de inmovilizado para una gran industria que para un autónomo al cual, a veces, con la simple adquisición de un vehículo y el material informático suficiente le basta para sacar adelante su negocio.

Los expertos recomiendan que el inmovilizado que no se va a usar de manera indefinida en las empresas, o bien el tiempo de su uso no se corresponde con el final de su vida útil, se adquiera mediante el recurso del alquiler antes que a la compra. El renting es la fórmula convencional que se utiliza para vehículos, maquinaria industrial y equipos audiovisuales.

En todos estos casos, los costes de uso pueden superiores a los que representan  la compra.

Pero el ahorro real lo tenemos en la racionalización de los recursos económicos de la empresa.

Tenemos infinidad de ejemplos de inmovilizados ociosos porque se han realizado compras sin sentido de permanencia en el tiempo.

Leasing: bien financiado

Por su parte, el leasing es la fórmula de arrendamiento financiero que permite a las empresas adquirir un bien financiando el 100% de su valor y no trasladar la propiedad del mismo hasta el final del contrato de financiación.

Esta fórmula es buena siempre y cuando la empresa esté sujeta al régimen general del IVA, se adquiera un inmovilizado que tenga una vida útil a la duración de la financiación como mínimo, y podamos aplicar las ventajas fiscales que nos da esta herramienta financiera. Aun así, el coste financiero de la adquisición del inmovilizado es un coste a determinar perfectamente en relación con nuestra cuenta de resultados. Más claro: si una empresa no dispone de un excedente de 200 euros mensuales para costear los intereses, por poner un ejemplo, no debemos adquirir ese inmovilizado.

En la actualidad, los intereses por leasing suelen estar ligeramente por encima de la adquisición financiada a préstamo. Según qué banco, oscila entre un 6% y un 10%. En cuanto al renting, el segmento más utilizado, el automovilístico tampoco parece haber tocado fondo.

En este año se calcula que la flota de vehículos disminuirá un 5%.

E. Carratalá. Madrid

C/ Altamirano, 33 izqda. 28008 MADRID, ESPAÑA | TEL. 915 410757 | Fax 915 417260 | mercadodedinero@ausbanc.com | www.mercado-dinero.es
© MERCADO DE DINERO LTDA. | TODOS LOS DERECHOS RESERVADOS | POWERED BY AGENCIATR3S